Cómo evitar que tu cerebro se deteriore

Hablemos de esto sin ser pesimistas, ¡te traemos una noticia estupenda sobre el tema! Tiene que ver con una aventura, con un descubrimiento maravilloso de aprendizaje. Y se anticipa a un problema de la vida que todos debemos afrontar: el deterioro de nuestro cerebro, que comienza desde los 27 años. Este declive puede venir acompañado de impedimentos cognitivos que no se manifiestan durante la juventud.

Por ejemplo, caminas hasta la cocina y… ¿qué era lo que venías a buscar? ¡No te acuerdas! Tienes la palabra en la punta de la lengua, es como si se hubiese borrado y no pudieras recuperarla en la memoria. En broma le digo la «red azarosa mental», en alusión a la memoria RAM, que es un término informático muy conocido. Como en una computadora, tu cerebro trata de acceder a un recuerdo específico, pero lo hace al azar. La diferencia es que, en las computadoras, los problemas de memoria se arreglan aumentando la capacidad.

Pero, aunque querramos, en nuestro caso no podemos todavía reemplazar la memoria como si fuera un chip.

Como parte avanzada de nuestro declive cognitivo llegaremos, inevitablemente, a la senilidad. O peor aún, a la demencia. Es un pensamiento aterrador porque, a la larga, ¿qué somos sin nuestro cerebro? Gracias al cerebro se define nuestra personalidad, nuestro ser y la forma en que existimos en el mundo. Cuando este declive conduce a la demencia, la vida se torna invivible, presa de la desorientación constante, sin saber qué pasa y con todo el mundo conocido tornándose extraño.

De todas formas hay esperanza

Este declive, aunque inevitable, no tiene que ser del todo catastrófico. Incluso, puede ser apenas un inconveniente. Un pequeño desliz diario, del estilo: «¿Dónde dejé mis llaves?». ¿Cómo? Bueno, el cerebro funciona como un músculo en muchos sentidos (aunque sea un órgano, por supuesto). Necesita ejercitarse para mantenerse fuerte.

Y la fuerza, en este caso, es la agudeza mental, la memoria a corto plazo y el mantenimiento de la memoria a largo plazo.

Aquí entran en juego los ejercicios mentales. Sabemos que juegos como los crucigramas, el ajedrez o incluso el desafío diario de Wordle.es son geniales para el cerebro. Si sueles jugarlos, ¡bien hecho! Actividades como estas son una excelente forma de estimulación mental. Pero, ¿cuál es el mejor ejercicio para el cerebro, el más potente que existe?

Es muy simple: aprender un nuevo idioma. ¿Suena a poco? Solo piensa en los beneficios. Cuando aprendes un nuevo idioma, especialmente si eres monolingüe —es decir, que hablas solo un idioma— estás desarrollando una increíble forma nueva de pensar y operar.

Un nuevo sistema operativo

Piénsalo así. Tienes una computadora o un teléfono inteligente (digamos, en el que estás leyendo este artículo). Ese dispositivo viene con un sistema operativo (OS por su sigla en inglés). Puede ser una computadora marca Windows. O, si es marca Apple, es macOS. O bien Android, para la mayoría de los celulares. O iOS (para iPhone).

Estos sistemas operan con estructuras arquitectónicas completamente diferentes. Lo notarás si cambias de uno a otro. No es tan grave, solo es cuestión de costumbre. La mayoría de las personas tiene su favorito y se acopla a ese sistema.

¿A qué voy con esta metáfora? Bueno, los idiomas son como sistemas operativos. Cada idioma tiene su propia complejidad. Desde las particularidades de su alfabeto hasta el significado de las palabras y fraseología. Por eso es un reto traducir un libro con precisión, de un idioma a otro, sin dejar algo por fuera. De ahí la expresión «perdido en la traducción». Esto ocurre porque los idiomas traducidos son intrínsecamente diferentes. Cada uno tiene su propio «sistema operativo».

Inscríbete a nuestro boletín de noticias

Aprende los modismos hebreos, disfruta de un recorrido virtual por Israel, descubre la mejor comida local ¡y mucho más!

Campo obligatorio
Campo obligatorio

Y nuestras funciones cognitivas requieren de un sistema operativo.

¿Cómo podrías pensar si no supieras español? ¿O italiano, o inglés, o cualquiera que sea tu lengua materna? Las complejidades del lenguaje son fundamentales para construir el pensamiento.

Por lo tanto, cuando aprendes un nuevo idioma, en esencia estás recibiendo un sistema operativo completamente nuevo para que funcione junto a tu OS actual. Si eres hablante de español y aprendes hebreo, de repente tienes dos formas completamente diferentes de pensar —o de operar tu proceso de pensamiento—. Piensa cómo las expresiones, los modismos y los matices de las palabras o frases pueden tener un significado en capas, que es único para el grupo cultural que engendró la lengua.

Aprender un nuevo idioma es un ejercicio de estimulación cerebral definitivo. Es el equivalente cerebral a una triatlón: leer, escribir y hablar un nuevo idioma. Para algunas personas puede sonar abrumador… hasta que recuerdas que la demencia podría ser el resultado de no hacerlo.

Aprender un nuevo idioma es más fácil que salir a correr

En realidad esta «triatlón» puede ser mucho más fácil de lo que parece. Especialmente cuando aprendes un nuevo idioma en una escuela online con profesores dedicados a enseñar a sus estudiantes para que pasen de conocer los conceptos básicos, a ser casi maestros de lingüística. Al inscribirte en una escuela online tendrás las herramientas, el entorno del aula virtual y una experiencia pedagógica de primer nivel que harán de tu camino de aprendizaje una total aventura.

Estudiar así te da lo mejor de ambos mundos: la tranquilidad de conectarte desde la comodidad de tu propia casa mientras estimulas intensamente tu cerebro. Haces nuevas conexiones neurológicas, nuevos amigos y desarrollas nuevas formas de pensar. Lo que incluye increíbles habilidades de resolución de problemas, mejoramiento de la salud cerebral, aumento de la agudeza mental y un gran freno al deterioro cognitivo. Además, piensa en lo divertido que será sorprender a los demás con tus nuevas habilidades.

No importa cuál sea tu lengua materna, recomendamos el hebreo como segundo idioma porque es diferente, es una construcción de muchas lenguas europeas y asiáticas. Tiene la complejidad adecuada y es un idioma con mucha profundidad. Si deseas visitar Israel, al aprender hebreo tu experiencia será mucho más encantadora y atractiva.

Tenemos una Plataforma de Aprendizaje Online que es perfecta para que logres este propósito. Con niveles desde principiantes hasta intermedios y avanzados, nuestros cursos son un gran valor para agregar a tu semana, algo para disfrutar una vez cada siete días durante nueve meses.

Hazle un gran favor a tu cerebro —que esencialmente eres tú— e inscríbete hoy mismo en uno de nuestros cursos. Hacemos que aprender un nuevo idioma sea divertido, estimulante, entretenido y atractivo. Y, después de todo, es la mejor forma de actualizar el sistema operativo de tu cerebro.

Sobre el autor

Antonio FreelanderAntonio Freelander es un estudioso de lingüística e historia de toda la vida. Su interés por el hebreo surge de una conexión muy arraigada con el idioma y sus hablantes. Escribe profesionalmente desde 2005.

Talvez também te interesse

6 Cosas Que Quieres Saber Sobre La...

Por Anthony Freelander

El Hebreo Volvió A Unirnos,...

Por Anthony Freelander

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario